Magdalenas clásicas

Hoy os traigo una receta muy tradicional en España para hacer magdalenas que no tiene ningún misterio pero que da muy buenos resultados, yo siempre que las he hecho me han salido bien y es un éxito asegurado. Estas magdalenas resultan perfectas para acompañar en la merienda y junto a un buen vaso de leche veréis disfrutar a los más pequeños. Si queréis variar un poco la receta podéis probar añadiendo pepitas de chocolate, frutos secos etc.
A mí me encanta espolvorearlas simplemente con un poquito de azúcar antes de meter en el horno.




Ingredientes:
  • 2 huevos grandes
  • 60 ml de leche entera
  • Ralladura de limón
  • 7 g de levadura química
  • 190 ml de aceite de girasol
  • 180 g de azúcar
  • 210 g de harina de repostería
  • Una pizca de sal
  • Una pizca de canela

Preparación:

Tamizar la harina junto con la levadura química. Poner los huevos y el azúcar en el bol y batir a velocidad media. Una vez batido bajar un poco la velocidad y añadir la leche, continuar añadiendo el aceite poco a poco. Añadir la harina y la levadura tamizadas a cucharadas mientras continuamos batiendo. Si lo consideráis necesario parar un poco para despegar la masa que haya pegada en las paredes del bol. Seguir batiendo y añadir la ralladura de limón, la pizca de sal y la pizca de canela.
Remover un poco con una espátula y envolver todo el bol con film transparente. Refrigerar en la nevera durante dos horas.
Pasadas las dos horas batir un poco a velocidad media alta. Introducir la masa en una manga pastelera y repartir en las cápsulas llenándolas a unos 2/3 de su capacidad.
Hornear a 200ºC durante 20 minutos más o menos (puede variar un poquito según el horno) y a disfrutar!




Os pongo un enlace a Amazon con el molde que he utilizado en el vídeo.

Glasa madre de albúmina

La glasa madre que hoy os quiero enseñar es una masa de albúmina que tiene un acabado muy denso. La glasa con esta densidad es perfecta para usar como pegamento para cuando hacemos estructuras de pasta de goma o para pegar decoraciones. Si  mezclamos una porción de esta glasa con agua se vuelve más liquida y entonces resulta ideal para glasear las galletas.
Yo suelo utilizar las cantidades que os pongo en los ingredientes pero si necesitáis más glasa podéis doblar tranquilamente estas cantidades por si queréis glasear muchas galletas.
Una vez la tengáis preparada la tenéis que conservar en un tarro de cristal hermético en la nevera. De este modo la glasa os puede durar perfectamente hasta 15 días.
Esta receta originalmente la encontré en el blog de mensaje en una galleta.





Ingredientes

  • 7 g de albúmina
  • 35 ml de agua
  • 250 g de azúcar glas
  • Una pizca de cremor tártaro
  • una cucharadita de esencia (si es transparente mejor)

Preparación

En el bol de nuestra batidora ponemos la mitad del azúcar glas y la albúmina. Mezclamos con la pala a velocidad muy baja, la mas baja posible. A continuación añadir el agua, el cremor tártaro y la cucharadita de esencia. Seguimos mezclando a velocidad baja y cuando veáis que esté bien integrado podréis añadir el resto del azúcar. Continuad mezclando hasta que se integre bien. No os excedáis batiendo pues queremos que nos entre aire en la glasa,  la textura final tiene que ser como la de la pasta de dientes.
Almacenad la glasa en un tarro de cristal hermético en la nevera. Os recuerdo que así os puede durar hasta 15 días.

Tarta express de nutella y obleas de barquillo

Esta es una tarta muy fácil que tendréis lista en un momento. Recuerda mucho a los dulces "huesitos" que se pueden comprar en España desde 1975. Para hacer esta tarta solamente necesitáis un bote de nutella y obleas de barquillo. Opcionalmente podéis decorar con lo que más os guste.
Yo la conocí a través de mi amiga Tesa, ella me explicó cómo hacerla y como vi que era tan fácil y rápida pensé en compartirla con vosotros.



Ingredientes:
  • 1 bote de nutella de 825 g
  • 10 obleas de barquillo

Preparación:

Calentar un poco el bote de Nutella en el microondas para que sea mas fácil de extender.
Si disponéis de un aro extensible ajustadlo al diámetro de una oblea para que nos resulte más sencillo hacer la tarta pues las obleas quedarán bien sujetas. Si no tenéis esta herramienta no pasa nada, podéis hacer la tarta igual.
Poned la primera oblea extended la nutella en una capa fina, luego ponemos otra oblea encima y presionamos ligeramente,  continuad así hasta que tengamos 10 capas de oblea y nutella. Una vez finalizada la última capa podéis decorar a vuestro guste, yo he utilizado bolas de cereales cubiertas de chocolate.
Introducir 30 minutos en el congelador y ya estará lista para consumir. Conservar en la nevera.




Os pongo un enlace a Amazon con el aro ajustable para tartas por si quisierais comprarlo.